Blog

factura de luz y gas

ES POSIBLE ABARATAR LA FACTURA DE LUZ Y GAS

18 Mar 2014 0

Actualmente nos llegan por todas partes buenos augurios: el crecimiento del PIB ya es positivo,  el consumo privado aumenta… Pero la economía familiar sigue resintiéndose por la disminución de ingresos por la crisis, por lo que es conveniente, en estos tiempos, intentar abaratar la factura de luz y gas. La energía se ha convertido en los últimos años en una losa para los consumidores pues, desde la crisis, la luz ha incrementado su precio un 70%, situándose en las tarifas más altas de Europa.

El Gobierno autonómico prepara este mes de marzo un decreto ley para el fomento de la construcción sostenible. Este decreto responde a la idea de reactivar el sector de la construcción creando empleo y permitiendo a los particulares hacer frente de forma inmediata a una vivienda más eficiente. Será muy importante tener instalaciones y electrodomésticos eficientes para abaratar la factura de luz y gas, y hemos de estar atentos a los planes renove que surjan del decreto ley como, por ejemplo, cambiar nuestras ventanas  y puertas por otras más aislantes, modernizar las instalaciones, poner electrodomésticos A++++ que son los que menos consumen…

Una de las opciones que hace posible abaratar la factura de luz y gas es el gas natural, una de las energías convencionales más limpias, ya que es la que menos cantidades de CO2 por KW emite, la más económica de las convencionales y la que cuenta con precios más estables. Además de todo esto, se puede consumir sin interrupciones de suministro, no se almacena (con lo que minimiza riesgos) y permite su uso para el agua caliente, la calefacción y la cocina, de forma ilimitada.

También existen consejos muy útiles para abaratar la factura de luz y gas y racionalizar el uso de energía sin necesidad de invertir en una vivienda más eficiente como, por ejemplo, utilizar bombillas LED, no dejar la luz de stand-by encendida, tapar las cazuelas o apagar la placa eléctrica de la cocina diez minutos antes ya que sigue desprendiendo calor. Otro método, no tan clásico, consiste en revisar la potencia contratada, ya que es posible que tengamos una potencia superior a la que se necesita; disminuirla puede suponernos un ahorro significativo en nuestras facturas. Para ello es conveniente el asesoramiento de un electricista y esperar un año para poder volver a cambiarla.

La realidad y, puestos a interesarnos en nuestro consumo, no solo podemos abaratar la factura de luz y gas,  sino todas las facturas domésticas,  la  de telecomunicaciones, seguros, finanzas, reparaciones…para ello existen organizaciones de consumidores que ponen a nuestra disposición sencillas pautas.

Y si quieres echar un vistazo a lo que hacemos, pincha aquí.

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR